Paisajes interiores 8ª Carrera “Entre Viñedos” Cenicero 2015

Os dejamos este post de nuestro compañero Roberto, que siempre que se enfunda su camiseta de “Yo corro por Bidesari” nos acaba escribiendo posst muy sugerentes.
Esperamos más aportaciónes y dar las gracias a Rober por seguir acompañandonos.

Lunes, recién llego al trabajo me pongo a escribir, y aun con esa buena sensación que queda tras una carrera en la que has disfrutado. Este domingo ha sido en Cenicero la 8ª edición de la carrera popular Entreviñedos. Siempre luzco la misma camiseta, la de Bidesari.

Buena organización, buen tiempo atmosférico, buen ambiente reinante entre los participantes y lo viñedos por esta época ofrecen una variedad cromática espectacular. Siendo todo esto así, creo que lo más importante es ese otro paisaje, que no ven los demás, pero que uno mismo a cada respiración empieza a descubrir como si fuera la primera vez, un paisaje que puede haberse transitado en otras ocasiones pero que nunca es el mismo, siempre ofrece un pensamiento nuevo, una emoción más matizada.
Este paraje interior al igual que el exterior está hecho a base de materiales distintos, de tonalidades infinitas y de personas!! En la medida que avanza la carrera vienen a mi cabeza personas que durante estos años he conocido en Bidesari, con las que he trabajado y con las que he compartido, al menos una parte de lo que soy, todos ellos me acompañan kilometro a kilometro. Una vez superada la mitad de la carrera el cansancio hace su aparición, el calor, el puesto del agua que no está donde uno esperaría que estuviera, aparece la pregunta de por qué uno se mete en estas aventuras (a mi no se me da bien correr), entrar en el pueblo de nuevo, los gritos de la gente animando, faltan solo tres kilómetros, aunque uno ya no es tan ingenuo como las primeras veces y sabe que después de una bajada pronunciada vendrá de nuevo una última subida que pondrá a prueba no solo el físico sino la voluntad del que mas y del que menos….Saco fuerzas no sé de dónde y logro subir, venciendo la tentación de pararme, vuelvo a llanear y allí al fondo….hay alguien que me sonríe…a mí! Es ese momento, esa sonrisa, me pareció que justificaba esa y todas las carreras que pudiese hacer en mi vida.
Crucé la meta enredado en este pensamiento: que determinante es para todo ser humano contar con alguien que esté ahí cerca, entre la multitud, esperándote a ti, regalándote una sonrisa, gritándote animo, ya lo tienes, resiste, tu puedes!
Bidesari lleva 20 años siendo esa sonrisa personal para cada chico que estando en prisión ha decidido emprender la carrera mas importante de su vida. Volver de la cárcel y de la droga a la VIDA es una carrera dura, que solo se puede transitar bajo la certeza de que habrá alguien, entre la multitud anónima, que estará esperándote a ti, con una gran sonrisa dibujada en su boca.

Roberto Vidal. Voluntario y socio de Bidesari.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *