Bidesari un año más está presente en el Foro de Entidades de Voluntariado porque creemos que es necesario seguir revisando y mejorando la participación de las personas voluntarias dentro de nuestra organización.

Este martes 6 de octubre hemos estado en la presentación del estudio de ONGAWA “El voluntariado transforma si sabemos cómo”. No ha sido una presentación al uso, ya que las entidades además de escuchar, hemos comentado nuestra visión del voluntariado como agente de transformación social en nuestras entidades.
Por un lado seguimos viendo desde Bidesari que nuestro trabajo con las personas voluntarias es de calidad, puesto que entendemos que la formación y el acompañamiento que desarrollamos están bien orientados para la tarea y a su vez ayudan en la construcción de una ciudadanía activa y comprometida.

Obviamente existen aspectos que debemos mejorar, de manera que podamos apuntalar nuestra cultura de voluntariado dentro de nuestra organización y siga siendo una apuesta firme dentro de nuestro plan estratégico.En ocasiones tal vez en nuestro discurso formal no está tan presente como en otras entidades, y sí que debiera de estarlo. Pero por el contrario en el desarrollo de la acción educativa diaria trabajamos para que las personas voluntarias se identifiquen con nuestra misión y podamos compartir espacios de reflexión conjunta que nos ayuden a crecer, tanto a las personas como a la misma entidad.

En todos estos años he tenido la fortuna de haber conocido a muchas personas voluntarias como responsable del Servicio de Acogidas en Permiso (Proyecto de Fines de Semana) y puedo sentir que las personas voluntarias que están y que han pasado son agentes de transformación social.
Me siento muy contento al ser consciente de que aquellas personas que ya no están apoyando este proyecto en concreto, siguen trabajando en los diferentes ámbitos sociales donde se encuentran (en su trabajo, con sus familias, en su ocio,..) y de este modo siguen apoyando la misión de Bidesari. Incluso algunas personas voluntarias pueden estar apoyando otros proyectos sociales, pero estoy seguro que su mirada sobre la realidad de las personas privadas de libertad no se ha desvanecido, sino que perdura y hace que siempre seguimos interconectados.
Con esta bonita sensación me voy de esta presentación de hoy; las personas voluntarias que están o estuvieron en Bidesari fueron inoculados por ese virus (el de la ciudadanía activa) y hoy son agentes de transformación social que siguen construyendo una sociedad más justa.

Eskerrik asko a tod@s por contagiar a otras personas de que las segundas oportunidades merecen la pena.

Miguel Yuste
Educador Social