Etapa 6: Briviesca – Barcina de los montes (30 Km)

El final de la etapa anterior fue muy duro por las condiciones que ya explique en el relato anterior, pero el descanso de 30 minutos unido al sándwich  que come Fernando parece que le sacan fuerzas de donde no las tiene, y más aún cuando Edurne le transmite que se va a unir a él.

Esta etapa es muy larga, son 30km, son las 20:00 de la tarde, su cuerpo ha tenido un gran desgaste de todo el día, no está para hacer un sobre esfuerzo así que entre todos decidimos que en el siguiente pueblo que tenemos marcado (Vileña) estando a una distancia de unos 12km va a estar la furgoneta y volveremos a decidir si continuamos o por hoy ya damos zanjado el día.

Mismo ritual cuando llega la noche, cambio de ropa, rellenado de mochilas con líquidos y comida, frontales y chalecos por si tenemos que pasar por carreteras en algún punto y a correr.

Tensa espera en un pueblo muy pequeño en el que su plaza es la única referencia de pueblo que hay, una pena, ya que la vida rural se va apagando y nadie hace nada por revitalizar estas zonas, el futuro es muy oscuro, por ello desde estas líneas mi gran ánimo para esas personas que luchan día a día porque estos pueblos no queden deshabitados.

Son las 22:00 de la noche, llegan Edurne y Fernando con una cara de satisfacción que parece que acaban de salir a correr como un día cualquiera, como sino llevara en sus piernas 140kms, es increíble la capacidad que está teniendo esta persona para cambiar el chip en poco tiempo y sobreponerse a los bajones que está teniendo.

Están tan frescos que decidimos que continúan más, hasta el siguiente pueblo, unos 5kms más, una hora y pico más, hasta el pueblo de Solduengo. Nos despedimos y cada uno a su labor, ellos a correr, y furgoneta de apoyo hasta el siguiente punto de referencia.

Sobre las 23.30 llegan hasta el pueblo marcado, bonito pueblo en el que la espera de Edurne y Fernando se hace más llevadera por la conversación que tengo con un vecino del pueblo. Imaginaros la cara que pone cuando le cuento porque estoy en su pueblo, que está haciendo Fernando durante estos días… Decidimos que hasta aquí ha llegado el día, el camino que queda es duro, vamos a ir dejando atrás las llanuras de Burgos para meternos en la zona de la Bureba a través de los Montes Obarenes.

Cambio de día, estamos a viernes 28 de septiembre pero no de etapa así que continúo con el relato. El descanso se reduce a unas 4 horas, los tiempos están bien marcados por Fernando, va muy bien según el tiempo estipulado lo que le permite un buen descanso pero las 14.30 del sábado 29 está marcado a fuego en su cabeza.

Edurne decide acompañarle de nuevo, marcando como punto de encuentro Barcina de los Montes, final de la etapa 6. Mismo ritual de siempre y a seguir, el reto nos hace empujar hacia delante.

Tenemos un tiempo marcado y veo que están demorando un poco más, en ese instante recibo un mensaje de Edurne… Han sido casi 9kms de subida por un cañón, muy bonito pero esta siendo la parte más dura del camino, están atravesando el balcón de Oña, con un pastizal enorme que hacen las delicias para el ganado de la zona.

 

Etapa 7: Barcina de los montes – Trespaderne (27 Km)

Continúa el día, el sol va apretando, y el calor se hace más presente que otros días, el viento que nos hacía un poco más frescos los días anteriores hoy no está así que el día es un poco más sofocante.

Si que recibimos un aire fresco cuando se acercan nuestros familiares para apoyarnos pasando el día con nosotros, gracias de corazón por apoyarnos en estas locuras, por comprendernos en lo que hacemos y estar ahí cuando lo necesitamos.

Son las 15.00 de la tarde, aparece Fernando y Edurne en Trespaderne, vienen muy cansados, no tanto por el desnivel que han tenido que salvar sino por el calor que han sufrido, mitigado por la belleza del paisaje que han visto a través de la senda el Ebro con lugares tan espectaculares  como Tobera.

Comida en un parque junto al río, con una buena sombra hace más fácil el descanso. Fin de etapa, continuamos

 

Etapa 8: Trespaderne – Castrobarto (30 Km)

Cada vez estamos más cerca de nuestra meta, nos dirigimos hacia Castrobarto, con paso ligero y con la idea de cómo la etapa continúe así incluso podemos alargar el día hasta llegar a Villasana de Mena.

Fernando ha descansado después de comer, se levanta muy bien tanto física como anímicamente además sigue recibiendo grandes apoyos ya que esta su hija y se unen tres amigos al reto para acompañarle junto a Javi también. Mención especial merece Pedro, que viene desde Falces (Navarra) para acompañar a Fernando hasta que terminen el reto, amistad que les une desde que Fernando se unió con él a correr 24 h. en Falces para promocionar un carrera de trail que se realiza en esta localidad (Pilón Trail Acofalces)

En esta parte se va bien de ritmo, Fernando está muy fuerte, él mismo está muy sorprendido de cómo se va encontrando, él mismo se pone su ritmo ya que un sobresfuerzo en cualquier momento le puede pasar factura así que continua con pies de plomo, como se nota la experiencia. Por tener, no tiene ni siquiera  una ampolla en sus pies.

Van pasando los kms y esta parte se hace dura, un recorrido que se nos va a 24km hasta el punto que hemos quedado con el equipo de apoyo por una zona en constante subida y en la cual no se ve ninguna referencia humana, solo monte con bosque y más bosque. Comienza a oscurecer, son cerca de las 20:00 de la tarde y estamos muy cerca de final de etapa en el pueblo de Castrobarto punto en el cual bajamos de desnivel para adentrarnos en el Valle de Mena, Fernando se sigue encontrando muy bien físicamente así que decide que quiere bajar hasta Villasana de Mena acompañado por su amigo Pedro.

 

Etapa 9: Castrobarto – Villlasana de Mena (14 Km)

La referencia de Villlasana hace que se saquen fuerzas de donde sea,  una vez llegados aquí estamos como quien dice en casa, en la frontera con Bizkaia y a unos 36km de Zalla pero supone un peligro, que no escuchemos a nuestro cuerpo y nos pasemos de vuelta.

La bajada que nos relata Pedro y Fernando hasta Villasana es infernal, muy técnica, salvando un desnivel importante con un terreno muy rompe piernas, de noche cerrada, con pérdidas en track haciendo kms de más por no tener claro el camino y susto incluido con un perro que no tenía ganas de hacer amigos.

Llegan muy  cansados, extenuados  a la última localidad burgalesa, no pueden ni dar un paso más, sus únicas palabras eran lo mal que lo había pasado y que deseaban echarse a descansar unas horas antes de enfrentarse a la gran etapa final con el miedo latente en sus miradas ya que el tiempo se les había ido y lo que quedaba no es nada fácil.

 

Etapa 10: Villasana de Mena- Zalla (36 Km)

Son las 6.00 de la mañana, han descansado, han logrado que sus piernas maltrechas obren el milagro de levantarse con ganas de enfrentarse a la ultima etapa y es que les queda la mítica sierra de Ordunte que les llevara hasta la meta.

Primer punto de encuentro con ellos (Pedro, Fernando) es el pantano de Ordunte, allí se une Asier y especial mención a la Cruz Roja de Montaña de Encartaciones que les va a acompañar hasta Zalla. Página especial a estas personas que se portaron de 10 con nosotros, súper atentos en todo, mostrándose disponibles para lo que necesitáramos, así da gusto contar con estas colaboraciones. Gracias Juankar.

Sobre las 8.30 comienzan a encarar la subida a Maza de Pando, cuidado con esta subida, Fernando se la sabe de memoria y sabe que no es broma, se sube un desnivel de más de 600m en pocos kms. que les harán llegar hasta el cordal de Ordunte

Las vistas que van a disfrutar arriba no tienen precio, si esfuerzo pero la recompensa va a ser mayúscula y más con el amanecer que están teniendo, atestiguado con un video que nos manda Pedro (un mar de nubes en el valle de Mena y Encartaciones con un sol enorme en las cumbres).

Siguiente punto de referencia de espera es la Porqueriza (un área recreativa entre el Kolitza y Garbea) en la cual recogeremos a Pedro para llevarle a Zalla ya que tiene que preparar su txalaparta para la recepción y avituallaremos a Fernando en lo que necesite.

Zalla se toca con la punta de los dedos, el reto se termina, teniendo una mezcla de sentimientos en nuestras cabezas;  cansados por el camino, orgullosos de lo que ha hecho Fernando, tranquilos porque no ha ocurrido nada y decididos que la solidaridad con Bidesari no termia aquí e incluso apenados porque la experiencia de estos días jamás se borrara de las cabezas de las personas que han estado en el reto.

La meta esta ahí pero queda la última tachuela y no menos importante; el mítico prado de Martintxu, la campa más conocida de las carreras de montaña puesta en alza por el gran Pedro Galarza en su maratón de montaña.

Rampas de más del 30% harán a Fernando hacer el último esfuerzo antes de bajar a su pueblo donde tendrá una gran recepción ya que son las fiestas de su pueblo siendo el día grande de San Miguel. En estos últimos kms se une Mustapha, juventud y frescura hace que le frenemos pero será un gran reconocimiento a lo que es Bidesari, y a los grandes protagonistas de la Asociación; las personas que buscan una segunda oportunidad en su vida.

Martintxu es coronado, Fernando se lanza hasta Zalla donde es recibido como tiene que ser recibido, con la txalaparta  de su amigo Pedro de fondo y por calurosos aplausos de su pueblo unido a toda la gente de Bidesari que ha decidido acompañarle.

dsc_0013

El reto se ha terminado, solo quedan dar agradecimientos y poner unas líneas de broche final.

Agradecimientos a todas las instituciones que han colaborado; Ayuntamiento de Zalla, Cruz Roja Enkartaciones, Ayuntamiento Castrillo de la Reina, Diputación de Burgos-Instituto deporte y Juventud.

Empresas colaboradoras; Gaursa Rentacar, Carrefour Express Zalla, Asics.

Colectivos; Ubietamendi Zalla, Pauldarrak F.K.T.

A todos los particulares que han comprado kms y pulseras  solidarias en favor de la Asociación Bidesari, sin ellos no hubiera sido posible conseguir todos los fondos logrados para proyecto educativos realizados con personas privadas de libertad.

A todas las personas que han acompañado a Fernando en su camino; Pedro Galarza, Toño, Josu, David, Iker, Jonatan, Pedro Olcoz, Asier y voluntarios de Cruz Roja.

Seguiremos retando a la solidaridad?… desde Bidesari apostamos por ello, por seguir creyendo en las personas, trabajamos pro dar oportunidades, que quieren lograr su objetivo de cambiar sus vidas lo mismo que a Fernando le ha podido cambiar un poquito en su camino. Apostamos que los valores que se han puesto en alza en este reto los aplicamos en nuestra labor diaria; esfuerzo, tenacidad, compañerismo, etc.

 

Fernando, Edurne y Javi