Etapa 3: Revilla del campo- Ibeas de Juarros (17 Km)

Son las 4:30 am y recibimos una llamada ya esperada. Se trata de Pedro Galarza que con su espontaneidad por bandera nos dice que está en camino “dónde estáis exactamente?” Fernando la noche anterior ha llegado con dos horas de antelación por lo que se nota que está fresco y el cuerpo responde, además hasta Revilla del Campo hay algunas zonas peligrosas que había que pasar cuento antes.

Con los primeros rayos de sol, emprenden el camino los tres (Fernando, Pedro y Toño). Solo podemos decir que ojala llegáramos a esa edad con esa vitalidad, con esas ganas de descubrir lugares y con ese afán de superación de la que ambos hacen gala. Seguro que con su alegría y sus miles de anécdotas no se van a aburrir.

De Revilla del campo a Ibeas de Juarros ya se meten por el “camino del Cid”, camino recuperado para la práctica del senderismo o BTT siguiendo las huellas literarias e históricas de el Cid Campeador, famoso caballero medieval del s.XI

Edurne y Javi también se ponen en marcha, aunque antes de ello hay que hacer el ritual que ya se ha convertido en rutina; ordenar la furgoneta de apoyo, limpiar, preparar la comida y tener listas las baterías, indispensables para este reto puesto que se usan para temas de comunicación (móviles, GPS…)

Llegamos a Ibeas de Juarros, pueblo a pie de la nacional a Logroño, sin mucha historia pero con un café calentito que sabe a gloria (algunos ya sabemos como son las noches de Castilla) El camino hasta aquí es realmente bonito y más con las primeras luces de sol, los cerros que bordeamos junto a los molinos de viento son increíbles y nos hacen sentir pequeños ante esos gigantes, nos resulta más fácil ahora imaginarnos a Don Quijote y su insuperable Sancho Panza.

Tras dos horas y media llegan a Ibeas de Jarros, el tiempo justo para surtirles de comida (plátanos, barritas de chocolate, frutos secos…) y a continuar!!

 

Etapa 4: Ibeas de Juarros – Monasterio de Rodilla (22 Km)

Esta etapa la realizan solo Toño y Fernando ya que por motivos logísticos Pedro tiene que acercar su coche para luego poder continuar el recorrido. Esta etapa hace honor a la expresión “ancha es Castilla”; aunque Fernando nos dice que la palabra que mejor la define es monótona. Además del poco aliciente que tiene, el sol que ya calienta a estas horas del día es de justicia.

Unos pocos kilómetros antes de llegar a Monasterio de Rodilla, salimos a su encuentro. Es ya mediodía así que decidimos hacer una buena parada con comida incluida. Es en este momento cuando escuchamos por primera vez a Fernando decir que los kilómetros pesan. Necesita recuperar energía y que mejor que un buen descanso y un buen arroz, eso lo cura todo. Aunque entendemos como se tiene que sentir Fernando, si echamos la vista atrás, son ya 88 kilómetros recorridos.

 

Etapa 5: Monasterio de Rodilla – Briviesca (19 Km)

Hasta el momento la peor etapa que llevamos de reto. Llega a Briviesca sobre las 19:30 fundido, entre el sueño y la monotonía, su cuerpo pide un parón. Monotonía por un camino aburrido; nada de monte, todo asfalto y paralelos a la N1, lo que supone un ruido ensordecedor por el gran número de camiones que circulan durante todo el día.

Queremos agradecer también la compañía que ha tenido durante las etapas porque el camino así se ha hecho más fácil. En este punto aún se unen más fuerzas para superar este reto. Toño continua el camino, Pedro se vuelve a unir y se suman  David, Josu y Elena, lo que hace más fácil los traslados.

Desde estas lineas queremos agradeceros el esfuerzo de venir hasta aquí para pasar unas horas y hacérnoslo mas llevadero. En Briviesca nos despedimos, el día llega a su fin y es hora de que cada uno vuelva a su lugar, no sin antes dar los consejos oportunos. ¡Cuanto sabe esta gente!Se nota que están acostumbrados a hacer pruebas de resistencia.

Queremos hacer una mención especial a Pedro Galarza, alma de la mítica maratón de montaña Galarleiz que no dudo ni un instante en unirse al reto en cuanto recibió la llamada de Fernando. En un primer momento pensábamos en otro tipo de acto, pero los que le conocen ya saben de que pasta esta hecho y prefiere estar en otro plano y apoyar el reto desde lo que realmente ama, el deporte.

 

Etapa 6: Briviesca – Barcina de los montes (30 Km)

Como ya hemos dicho, Fernando esta realmente cansado, necesita un descanso así que duerme un rato. Son solo 30 minutos pero le cambian el ánimo, parece otro. Además se une a él Edurne , hasta donde pueda. Edurne también merece una mención especial, ya os explicaremos porque. Cambio de ropa, cargar mochila, coger frontales, el chaleco reflectante y a seguir el camino.

Javi esperara un poco antes de Barcina de los montes, la etapa es larga y esos 30 minutos de descanso no son suficientes. Algo que hemos aprendido durante el reto es que es mejor descansar por la noche aunque eso suponga hacer más kilometros por el día.

En el primer pueblo, a unos 12 kilometros, les espera Javi. Vienen frescos, esta pareja son unos todoterreno. Están animados para continuar así que revisamos mochilas, volvemos a cargarlas y hacia delante.

A media noche llegan al siguiente pueblo, aquí decidimos descansar lo que se pueda. Preparamos la cena y al saco de dormir. Mañana esperan más etapas.

 

Fernando, Edurne y Javi