En el proyecto Esan Ez seguimos colaborando con los centros educativos para trabajar la prevención del consumo en los jóvenes. Para empezar este 2018, hemos acudido al Colegio Sagrado Corazón de Bermeo. Íbamos con expectativas altas pues Bermeo ha sido una localidad que se ha visto muy perjudicada por el consumo de drogas; y la experiencia no ha defraudado a nadie.

En esta ocasión hemos estado con el alumnado de 3º ESO, jóvenes de 14-15 años, el alumnado más joven que habíamos tenido hasta ahora. Como en otras ocasiones hemos trabajado sobre los factores que nos llevan al consumo y hemos hecho especial hincapié en las consecuencias de él. No solo a largo plazo sino también consecuencias inmediatas.

En la tercera sesión, acudieron tres personas privadas de libertad que compartieron su experiencia con el alumnado y profesorado. Esta era una ocasión especial para nosotros pues acudía una persona nueva que ha empezado a formar parte del proyecto recientemente. Durante este día no solo nosotros compartimos nuestra experiencia sino que algunos alumnos quisieron dejar su experiencia personal en forma de carta que nos entregaron al finalizar la jornada

Para todas las personas que formamos parte de este proyecto, la buena acogida que nos ha ofrecido el colegio ha sido muy facilitadora. Además, la responsabilidad e implicación del profesorado durante todas las sesiones ha sido esencial para el buen desarrollo del mismo. También los jóvenes han valorado de forma muy positiva el proyecto y como siempre con ganas de repetir el próximo curso.

En esta ocasión, nos ha acompañado Jorge Muriel, responsable de Pastoral Penitenciaria, cuya intervención es muy importante para llevar a cabo el proyecto.

No nos queda más que agradecer al Colegio Sagrado Corazón de Bermeo que nos haya facilitado en todo momento nuestro trabajo y que se hayan implicado de esta forma con el proyecto. Esperamos seguir contando con ellos el próximo curso.

0352e59f-5cd9-499c-99e9-1219afab1101